CUARTO OSCURO

Los dueños de la pelota

Por: Rigoberto Hernández Guevara, 10-01-2018 .

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- Juego limpio, piso parejo, democracia, escrutinio correcto, equidad de género son bailarinas en el juego de una elección popular. No hay que añadirle más para que un proceso electoral sea claro y transparente.
Y sin embargo, todo mundo sabe que cada quien juega el juego que le conviene, hay dueños de la pelota, gente que está en la taquilla cobrando, árbitros ciegos e imparciales, y los meros dueños, claro.
Esto se da en las localidades más mínimas, en los municipios pequeños y en los grandes. Y eso es todo. Es un gran muro, pero hay que derribarlo si queremos trascender en el tiempo que nos tocó vivir, tan álgido, tan sin pensamientos.
La lucha se vuelve salvaje en cuanto rueda el balón, hay sus descalabrados de improviso, los demás recogen los huesos, lo que va quedando debajo de los escombros, en los partidos políticos se masacra a sus propios correligionarios y adeptos a quienes deben todo.
Ingratos. Cuando se encumbran se olvidan de la gente y muchos de ellos logran la impunidad que viste a unos cuantos.
Para cuando hay una elección, medio mundo está arreglado, se lucha contra un muro, una paredinvisible que arroja sus defecados miembros de ladrillos, se descascara el color de los emblemas, se pudre la ideología extinta casi, se pierde la idea y la noción de los valores patrios.
Y mientras sacan al extraordinario payaso, al rey del elenco; el anunciador de voz grave e impostada, desde un dedo anuncia a la mujer barbuda que avientan al ruedo, a los changos que montan en caballo de hacienda, a los mismos caballos cabalgando, a la retahíla de vendedores de ilusiones a cambio de unas despensas.
No hay tregua en un proceso electoral, la lucha romana se da afuera de las carpas, tras bambalinas la mano del Dios oficial acarrea adeptos, nadie lo ve pero todos lo miran.
La sociedad los conoce, se los sabe de memoria, tuvieron tiempo aire para promocionarse, les sobran las prerrogativas gratis, los cumpleaños, acuden a todos los bailes y son participes de todas las portadas alegres y disfuncionales.
Son los candidatos, traen el balón de oro, la risa del espejo empañado, la mirada perdida en el gusto de las muchachos que desde ahora buscan una foto o los jóvenes que van a verlos por si esto y lo otro queda en un futuro incierto, por si sobra para ellos un lonche, un poco de agua delpresupuesto.
Cae la noche como caen las boletas en la oscurecida urna de futuro indefinido, el mundo es un viaje a los centros de acopio, el mundo es una boleta cruzada, el mundo es una mañana cuando todos creyeron que ganaban y ganaron, pero aquí perdemos todos, baste ver al pasado, baste ver qué hay en la historia, baste ver dónde, en qué sitio del desprestigio acumulado quedaron los más recientes gobernantes ebrios, locos, dueños del balón desgajado pero a modo.
En este país la elección es una especie de circo romano, todo mundo lo sabe, cuando pita el árbitro muchos van a cobrar su sueños en efectivo, otros ingenuos se levantan temprano y se les ve formarse como ovejas en el matadero. Ya no los llevan, van ellos mismos, quieren un cambio, lo desean, lo necesitan, se los deben loshijos del amo.
Y el balón sin embargo sigue rodando afuera de la portería, donde es pateado como una lata de sardinas.
NOS VEMOS

Tus comentarios ayudarán a tus amigos y a otras personas a conocer más sobre esta noticia.