CUARTO OSCURO

Agarra y te vas pando

Por: Rigoberto Hernández Guevara, 08-03-2018 .

Y yo, que me planto en todos mis cabales. Yo el mismo que viste y calza, debo confesar a veces no le entiendo ni madres.

Y es que el país en pleno revoltijo apenas comienza a abortar lo necesario, como para que podamos entender la melcocha en la cual estábamos viviendo y respirando. Antes digo que estoy vivito y coleando (acaso culeando) con tanto que se la anda rifando uno por allí, en esos pecaminosos caminos del señor.

Muchos dicen que si esto o lo otro, que si fui o no, que si soy así o de este otro modo y yo les digo enfáticamente, para decir una palabra que siempre quise decir: soy peor que todo eso y se quedan cortos. Tendrán que echarle ganas a la imaginación o mirarse a un espejo.

Nadie me llega al precio, pero tampoco me vendo, creo que ahí está el misterio. ¿De qué vivo? quien sabe, a veces ni yo mismo lo sé. Soy como esos orientales que aprendieron a vivir del aire. Dicen que el aire puro alimenta. Es el maná del jodido. Aunque yo digo que no se hagan pendejos y pónganse a jalar y echar tortillas las mujeres. Uno de que se petatea se petatea y ni los recuerdos quedan. Alguien en la primera oportunidad echa a la basura tus cosas, si no es que alguien o alguno de tu familia con quien viviste peleado las realiza en el tianguis y ya. Por eso no hay que creerse mucho.

Hay cabrones que le echan ganas todo su vida y, con bastante esfuerzo incluso robando para hacer atajos, logran amasar una considerable fortuna y antes de que alguien les diga matanga dijo la changa, un minuto antes de entregar el equipo se da cuenta que nadie sabe para quién trabaja. Caray, y tantas veces que escuchó esa pinche frase. Pero como siempre anduvo sordeado en eso de hacer villanos, pues no sirvió nada el esfuerzo, nomás de ver qué clase de yerno se quedará con todo y bajo el esquema del mínimo esfuerzo, el yerno es bastante huevón el bato.

Es entones que no te puedes suicidar ni pedir al padre, que ya cobró su lana por darte la extrema unción, te dice que no te puedes rajar cuando ya estás más para allá que para acá.

Por eso hay quien, inoperantemente, perdido en sus inútiles filosofías que para el caso no valen máuser para muchos, lo que debes atesorar es conocimientos. Pero como no es herencia en un país como este eso de saber, ahí tiene la prospectiva de dejar en la pobreza a la gente que como eres bastante buena gente los quieres y te quieren, al menos es lo que dicen cuando ya te mueres y mientras te rezan en una caja “arretacada” de clavos de donde se aseguran nunca saldrás jamás.

En el caso de nuestro país no digo que esto no sucede pues estamos peor, aquí es al revés. Si tantito sabes, ponle ahí que sabes muy poco casi nada, es motivo de preocupación para alguien y en peligro se te cumpla el dicho eso de saber demasiado.

Surge entonces el sabio consejo entre la gente: Tú agarra y te vas pando. ¿A dónde? Quién sabe, pero de que te vas te vas, pues esto es efímero y por un tiempo, luego siguen otros que llegan empujando y más hambrientos conforme les fuimos enseñando: agarre y corra, y corren; luego los andamos buscando jugando al teléfono descompuesto, a la gallinita ciega, en que termina todo eso de ejercer justicia estilo mexicano.

Últimamente no hay funcionario o gobernante del rumbo que no se divorcie o deje los rayones luego de la administración, donde se decía que su amor se estaba fundando. Esto es por aquello de los bienes mancomunados. Las mujeres una vez cumplido el castigo referencial de los seis años, le ponen para su cantón y se casan con su abogado en lo que dura el litigio al cabo que al ganar la partida se vuelven a divorciar y demandan al abogado que cometió el error de casarse por bienes separados.

Y todo eso sabe uno por andar ahí de caliente. Igual no sabes nada. A la gente nunca les das gusto y ahora estoy seguro, por la escasa reacción ante la circunstancia apremiante de la nación, desean que las cosas queden como estaban y siendo así, carajos, creo que no hay que hacer nada, estamos en peligro de ser unos cuantos los sacrificados para nada, para que sigan los mismos con los que al parecer muy contentos estamos.

NOS VIMOS

Tus comentarios ayudarán a tus amigos y a otras personas a conocer más sobre esta noticia.